Anemia aplásica: tratamiento a base de hierbas ayurvédicas

La anemia aplásica es un síndrome de insuficiencia de la médula ósea que resulta en una producción muy inferior de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Se cree que la disfunción inmunológica juega un papel importante en la causa de esta afección. Si bien el 20% de las causas se heredan, casi el 80% de las causas son adquiridas y consisten en factores desconocidos, enfermedades infecciosas, exposición a tóxicos y reacciones a medicamentos. Anemia severa, sangrado, fiebre e infecciones son presentaciones comunes de esta condición.

El tratamiento ayurvédico de la anemia aplásica se dirige básicamente a tratar la disfunción inmunológica y mejorar la producción normal de la médula ósea. Se utilizan medicinas a base de hierbas inmunomoduladoras como Ashwagandha (Withania somnifera), Shatavari (Asparagus racemosus), Bala (Sida cordifolia), Nagbala (Sida humilis), Yashtimadhuk (Glycerrhiza glabra), Guduchi (Tinospora cordifolia) y Punarusa diffolia (Boerha).

Se utilizan medicamentos como Arogya Vardhini, Punarnavadi Mandur, Panch-Tikta-Ghrut-Guggulu, Laxadi Guggulu, Laghu- Malini-Vasant, Madhu-Malini-Vasant, Suvarna-Malini-Vasant, Heerak Bhasma y Abhrak Bhasma para estimular la función de la médula ósea. . Además, también se utilizan medicamentos que actúan sobre los dhatus (tejidos) "Rakta" y "Majja" del cuerpo, ya que estos actúan nuevamente sobre el metabolismo regulando la producción de médula ósea. Estos medicamentos incluyen Manjishtha (Rubia cordifolia), Patol (Tricosanthe dioica), Saariva (Hemidesmus indicus), Patha (Cissampelos pareira), Musta (Cyperus rotundus), Kutki (Picrorrhiza kurroa), Guduchi y Amalaki (Emblica officinalis).

La anemia aplásica es una afección médica grave y puede tener un desenlace potencialmente fatal. La transfusión de sangre, el trasplante de médula ósea y la terapia inmunosupresora han transformado radicalmente las perspectivas de supervivencia en esta afección. Los medicamentos ayurvédicos pueden usarse como terapia adicional para reducir la gravedad, prevenir infecciones y mejorar la tasa de supervivencia general de las personas afectadas. Todo el tratamiento debe realizarse bajo el cuidado y la supervisión de un hematólogo experimentado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir